Gure bi ikasle Armeria eskolako sari teknologikoetan 2. geratu dira.

2012-06-07T12:05:00+02:00
Gure bi ikasle Armeria eskolako sari teknologikoetan 2. geratu dira.
Iker Lópezek eta Ander Curielek irabazi dute 2. sari hau. 4. DBHko ikaskide hauek Armeria eskolak antolatutako lehiaketan Funikular bat eraiki dute. Ander Gisasola irakaslearekin batera etorkizunerako eraikuntza eremu adimendun bat proiektatu dute. Zorionik beroenak bidaltzen dizkiegu eta aurrerantzean ere sari gehiago lortzeko beta izan dezatela.

Noticia publicada por el DV:

Ideas para mejorar el barrio de Amaña a través de la tecnología

Durante estos días son muchos los estudiantes que se enfrentan a la selectividad y miran al futuro con intriga. Algunos tienen clarísimo lo que quieren y se esfuerzan para conseguir la nota necesaria. Otros, tantean las posibilidades que tendrán después de superar la prueba. Los Premios tecnológicos Armeria Eskola se pusieron en marcha hace una década con el objetivo de promover los estudios técnicos en una comarca tradicionalmente industrial. Tanto el centro educativo como sus asociaciones de antiguos alumnos y padres de alumnos promueven estos premios junto a Tekniker.
El certamen está abierto a centros de educación Secundaria del Alto y Bajo Deba, Duranguesado, Lea Artibai y la comarca del Urola. Los premios de este año se han dirigido a Bergara y Eibar. Dos alumnos de La Salle, Ander Curiel e Iker López, consiguieron el segundo premio dotado con 450 euros repartidos al 50% entre el centro y los alumnos. Su proyecto lleva el título 'Amaña hobetzen' (mejorando Amaña) y presenta una serie de mejoras para el barrio.
Los alumnos y su profesor Ander Gisasola presentaron ayer la maqueta en la que se plasma el proyecto. «Se trata de introducir una serie de mejoras en un barrio que tiene fuertes pendientes, con la instalación de un funicular». Sin embargo, los alumnos instalaron también una fuente con una bomba hidráulica y un motor, un carrusel con un potenciómetro y una iluminación viaria que se activa con la falta de luz gracias a un sensor. «Es lo más bonito y lo más aplicable en un pueblo» señaló el profesor. En su opinión, la labor autodidacta desarrollada por los alumnos y su trabajo personal es lo más importante a la hora de afrontar un proyecto como el que les ha servido para conseguir el segundo puesto.
Energías renovables
El primer premio del certamen de este año viajó a Bergara. Los alumnos de la ikastola Mariaren Lagundia Iñigo Martínez, Mikel Luna, Ioseba Anton, Paul Azkargorta y Maider Agirrezabal construyeron su 'Etorkizuneko baserria' (caserío del futuro). Su profesor Ekaitz Azula desgranó los detalles de una maqueta basada en la aplicación de las energías renovables a una granja.
Un invernadero sirve para aplicar la tecnología de detección de la luz, ya que su techo se abre o se cierra en función de la irradiación del sol. Además, un garaje con dos leds hace que la luz indique si el vehículo puede entrar al estar la puerta totalmente abierta. Los alumnos construyeron también un caserío con cuatro habitaciones y unas placas fotovoltaicas capaces de generar seis voltios que dan luz a las salas. «Funcionan únicamente con luz natural, no con la iluminación interior que no es suficiente» explicó el profesor. Además, el caserío incorporaba también un pozo del que el agua se extrae mediante la fuerza del viento. Finalmente, un establo con una puerta con sensor de movimiento completa una maqueta en la que se integran cinco módulos distintos que hicieron a los de Bergara acreedores de un premio de 750 euros.
Estudios técnicos
La entrega de premios contó con Iñaki Ciarán por parte de Armeria Eskola y José Miguel Fernández Novo en nombre de la Asociación de Antiguos Alumnos del centro. Ambos recordaron el carácter de estos premios dirigido a potenciar los estudios de carácter técnico entre los jóvenes del entorno.
«Nuestra comarca es conocida por la importancia del sector tecnológico, y cuenta con unas tasas de paro menores gracias al hecho de contar con una industria fuerte y asentada. Sin embargo, las empresas se han encontrado en muchos momentos con la dificultad de no encontrar un personal cualificado para los trabajos que requerían» señaló Fernández Novo. Eso llevó a poner en marcha unos premios que promueven una formación que tenga un encaje directo en las empresas industriales de la zona.
El hecho de que estos premios vayan dirigidos a los alumnos de educación Secundaria no es casual. El desarrollo de materias de área tecnológica permite profundizar en este tipo de proyectos. «Además, se fomenta el trabajo en equipo entre los alumnos y su capacidad imaginativa a la hora de plantear proyectos originales y encontrar soluciones».
La cuantía del premio, tanto para los primeros como para los segundos clasificados, se reparte al 50% entre los alumnos y el centro escolar, para la compra de material informático.